Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Boletín de Aragón, Valencia y Murcia

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 16/03/2011

Fue el título más duradero que llevó el periódico del núcleo carlista Buscar voz... del Bajo Aragón-Maestrazgo, conocido popularmente como «el Boletín de Cantavieja». Su objetivo era contrarrestar los efectos de la prensa liberal, dentro del territorio controlado por las fuerzas rebeldes y, en la medida de lo posible, extender sus opiniones fuera de esta área. Apareció a mediados de 1836 sin periodicidad fija bajo el título Boletín del Real Ejército del Reyno de Aragón, en formato folio, impreso a dos columnas, y por una sola cara, con pie de imprenta «Imprenta del Gobierno Real» y la cabecera compuesta únicamente con tipografía. En diciembre incorporó a la cabecera el escudo de don Carlos que se mantuvo cuando, al comienzo de 1837 el título fue modificado quedando como Boletín del Real Ejército de Aragón. En el mes de junio se concentran algunos cambios que afectan al formato y a la superficie impresa. Desaparece el escudo cuya plancha está muy desgastada y la cabecera vuelve a ser sólo de tipografía. El número 40 del 4 de junio ya estaba impreso por la dos caras. En el 41 aparecía un título nuevo, Boletín del Ejército Real de los Reynos unidos Aragón, Valencia y Murcia, y el 41 bis del día 10 ocupaba todo un pliego, mientras que el número siguiente (14 de junio) mantenía cuatro páginas de extensión pero en formato cuarto mayor. Finalizando el mes de junio de 1837 (número 46) el título cobra un nuevo giro hacia su forma más duradera Boletín del Ejército Real de Aragón, Valencia y Murcia, y un número después recobró su formato de cuatro páginas en folio y aparece el pie de imprenta «Imprenta del Ejército Real». Desde entonces se fue fijando la periodicidad de dos veces a la semana, miércoles y sábado y el precio es de 8 cuartos. El primer número de octubre inaugura una rebaja del precio a la mitad, 4 cuartos.

No se produjeron nuevos cambios hasta el 10 de marzo de 1838 en que la cabecera incorporó una alegoría de la justicia y la paz con el lema «Iustititia et pax osculatae Sunt ps-lss-siv-ix-». En octubre este icono de la cabecera fue sustituido por otro compuesto de un escudo con las barras de Aragón, coronado por un murciélago y sobre todo ello una cartela con el lema «Paz y Justicia». En abril de 1839 apareció, por espacio de unos pocos números, un segundo periódico impreso en Mirambel por la Junta, El Libertador de Aragón, Valencia y Murcia, pero por discrepancias internas o por dificultades por sacar adelante dos periódicos se fundieron a fines de abril. Un nuevo pie de imprenta, «Mirambel: Imprenta de la Real Junta», denuncia el resultado de la fusión que trajo consigo el cambio de formato a folio mayor, el aumento de la periodicidad a tres días a la semana, la desaparición de las resonancias militares del título, ahora Boletín de Aragón, Valencia y Murcia, y la introducción de una nueva plancha en la cabecera, compuesta por los escudos de los tres territorios sobre una torre flanqueada por dos leones y coronada por dos banderines con las iniciales «c v», es decir Carlos v. El título ya no se modificará hasta el final de su publicación en marzo de 1840 aunque sí la cabecera que en noviembre incorpora el escudo de la Real Junta Superior Gubernativa de Aragón, Valencia y Murcia.

El contenido, aunque variable, se sometió a un patrón bastante fijo compuesto de una parte oficial que contenía comunicados circulares, órdenes y bandos dictados por las autoridades, partes de guerra Buscar voz..., y artículos de fondo. Y una parte no oficial miscelánea donde se polemiza y se recogen noticias de otros periódicos y anuncios. La dirección del periódico estuvo siempre en manos de los eclesiásticos, que constituyen la élite intelectual del carlismo. Entre ellos destacaron dos, durante su sede en Cantavieja el padre Mariano Roquer, de la orden de Predicadores, ex-rector del colegio de Santo Domingo y San Jorge de Tortosa, y Juan Julián Domingo, doctoral de Albarracín, colocado por la Junta en 1839 al frente del periódico y la imprenta cuando ésta se estableció en Mirambel. Desde el primer momento el Boletín... fue concebido como instrumento de propaganda lo que hizo que la autenticidad de sus informaciones siempre estuviera pasada por el tamiz de la eficacia para el mensaje partidista.

BIBLIOGRAFÍA

  • Rújula López, Pedro: Vías de difusión de la ideología carlista en la primera guerra, Millars, XXIII, 2000, pp. 115-135

 

Imágenes de la voz

El pretendiente Don Carlo...El pretendiente Don Carlos

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010