Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Bibliotecas populares aragonesas

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Las bibliotecas populares inician su vida en España en 1869, disponiendo el Estado que se fundasen un par de ellas en cada distrito universitario a base de los fondos bibliográficos depositados en el Consejo de Instrucción Pública. Estas bibliotecas, en general modestas en punto a sus fondos, estaban destinadas a localidades pequeñas, donde se las confiaba a la conservación y desarrollo de algún maestro y del alcalde.

Las nuevas bibliotecas populares datan de 1932, en que se crearon en varios municipios bibliotecas dependientes de una junta de intercambio y adquisición de libros, que duplicaba en sus dotaciones de libros el monto de las subvenciones aportadas por cada municipio. Esta política de bibliotecas populares se reorganizó en 1947 con el Servicio Nacional de Lectura y un reglamento de 1952. Desde entonces se multiplicaron conciertos entre el Ministerio de Educación y los centros coordinadores de bibliotecas para fomentar la creación de estos depósitos en los municipios superiores a los mil habitantes; se completaba la difusión de la lectura entre clases populares con las llamadas bibliotecas viajeras y los bibliobuses. En las tres provincias aragonesas se ha ido extendiendo una red de bibliotecas populares de importancia variada y con resultados positivos en la generalidad de los casos.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

Preferencias de Privacidad · Política de privacidad y cookies

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010