Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Aculturación

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 05/01/2007

Comprende aquellos fenómenos que resultan cuando grupos que tienen culturas diferentes entran en contacto directo y continuo, con los subsiguientes cambios de la cultura original de uno o de ambos grupos. Término acuñado por la antropología americana, los especialistas británicos prefieren el —quizá más directo— de contacto cultural. La aculturación, como relación intersocietaria, no se define por la adaptación de simples elementos a la estructura cultural existente, sino por la significativa y rápida restructuración de una de las culturas que entran en contacto, o de ambas. Existe cierta falta de concordancia sobre si el término debe referirse a los resultados o a los procesos de cambio. Los estudios sobre aculturación, centrados mayoritariamente en las situaciones de contacto entre culturas iletradas de los primitivos actuales y la europea, difícilmente pueden abocar a resultados completos en el campo de la Antigüedad: la penuria de datos existente hace que seamos capaces de descubrir sólo los cambios diversos en el contenido cultural, pero no los cambios estructurales implicados, problema y objetivo fundamental. En el ámbito de la Antigüedad —y de la Antigüedad aragonesa—, puede ser en ocasiones relativamente fácil determinar las variables en un tipo de contacto determinado (grado de diferencia cultural, dirección de la corriente cultural, agentes del contacto y circunstancias de éste, situaciones de superordinación o subordinación, etc.); pero es más difícil calibrar el tipo de proceso de contacto (sustitutivo, aditivo, sincrético, deculturativo, recusativo...) o el resultado final (aceptación, adaptación, extinción, reacción). Es dificil medir, asimismo, el grado de fusión cultural, de aislamiento o de escala social, de sincretismo o de biculturalismo. De ahí que, en el estado actual de nuestra documentación —muy escasa: la arqueología es muy lenta por su propia metodología y por los medios económicos a su alcance en nuestra región— no puedan darse sino ejemplos diversos o llamadas de atención a elementos traductores de determinados cambios culturales.

Su propia situación geográfica hace que Aragón fuera en la Antigüedad una zona de paso y encrucijada cultural, con influencias varias en la que difícilmente aflora una homogeneidad de substrato. La I Edad del Hierro Buscar voz... no supuso, contra lo que muchas veces se pensara, una ruptura radical determinada por la presencia de nuevos elementos culturales (rito funerario de incineración, elementos indoeuropeos en la lingüística, cerámica Buscar voz... excisa, novedades urbanísticas), como lo prueba, entre otros datos, el que los yacimientos sigan manifestando un uso casi exclusivo del bronce Buscar voz.... La II Edad del Hierro manifiesta en las tierras aragonesas la intensificación de nuevos contactos culturales, con la llegada de elementos desde comienzos del s. IV especialmente pertenecientes a la llamada «cultura ibérica», en sí misma resultado de la adaptación más o menos compleja por los grupos indígenas periféricos de nuevos rasgos exóticos aportados por la colonización (en la que los grupos alóctonos mantienen una clara posición de superordinación). Surgen nuevas formas y decoración en la cerámica que ya utiliza el torno rápido, aparecen la moneda y, sobre todo, el alfabeto, elementos estos dos últimos característicos de un proceso aditivo. La expansión de la cultura ibérica hacia el interior constituye un problema fundamental en los contactos culturales del Aragón antiguo. Ejemplos de permeabilización cultural pueden hallarse en la epigrafía (con el importantísimo Bronce de Botorrita Buscar voz..., escrito en lengua celtibérica y con caracteres iberos, lo mismo que la tésera Froehner); en la onomástica Buscar voz... céltica que aparece en lugares documentados tradicionalmente como ibéricos (Azaila Buscar voz..., Celsa Buscar voz...); o en diversos elementos iconográficos de la cerámica, las monedas (delfín, palma, etc.) o la plástica (el grifo del monumento de Binéfar Buscar voz..., por ejemplo).

La cultura romana afectó mucho más profundamente a las tierras aragonesas. Desde el punto de vista de la aculturación, el proceso romanizador se caracterizó fundamentalmente por la urbanización. El resultado final fue la extinción de determinados elementos de los grupos indígenas o la adaptación de otros a través de un proceso substitutivo (por ejemplo, la institución de la devotio Buscar voz... facilitará enormemente el culto al emperador). Naturalmente, no faltaron movimientos recusativos por parte de los indígenas, y son ellos los que explican la duración de la conquista. Pero, al final, la uniformidad romana se impuso sobre los particularismos locales, pues en la romanización Buscar voz... el contacto cultural tuvo carácter unidireccional. Fueron diversos los elementos indígenas que subsistieron más o menos tiempo, y pueden ponerse ejemplos ilustrativos de tipo sincrético. Diversas téseras de hospitalidad hablan de la perduración de esta institución indígena de raigambre indoeuropea (la Froehner, las de Monreal de Ariza Buscar voz... o Fuentesclaras, esta última delfiniforme). De la persistencia de una organización social de carácter gentilicio dan cuenta estas mismas piezas, las inscripciones rupestres de Peñalba de Villastar Buscar voz... lugar en el que se rindiera probablemente culto al Lug de los celtas, el importantísimo y recién descubierto Bronce de Contrebia Buscar voz... (en el que coexisten la antroponimia y las gentilitates de los magistrados indígenas con expresiones del más puro latín jurídico) o el bronce de Gallur Buscar voz... (con la fórmula del pagus, intermedia entre la tribu y el clan y propia de ambientes indoeuropeos). También la epigrafía y la plástica (estelas, Isis Fortuna de Bilbilis Buscar voz..., Attys de Sofuentes Buscar voz..., mosaicos diversos, sarcófagos de Sta. Engracia...) manifiestan claros elementos de contacto cultural, lo mismo que la propia cerámica romana (con representaciones en terra sigillata Buscar voz... de deidades tan exóticas como las egipcias Isis o Anubis).

 

Imágenes de la voz

Ejemplo de aculturación: ...Ejemplo de aculturación: el Bronce...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010