Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Belchite, batalla de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 03/09/2007

Nombre con que se conoce la que quizá fue, en su marcha hacia Zaragoza, la operación más ambiciosa del Ejército republicano en Aragón durante la guerra civil Buscar voz..., ocupando esta población tras largas luchas que duraron del 20-VIII al 7-IX-1937. Se trataba de romper un frente establecido desde hacía meses a lo largo de seiscientos kilómetros a través de las tres provincias aragonesas, de norte a sur, y de obligar a las tropas de Franco a distraerse de su meta del momento, Asturias y Santander.

Belchite Buscar voz..., que pertenecía a la zona nacional tras vencer una fuerte resistencia interior, suponía un auténtico baluarte, con excelente fortificación, en la que sobresalían las Escuelas y el Seminario, donde más de dos mil hombres la defendían, y grandes contingentes de apoyo la reforzaron desde fuera del recinto (los tercios de Monserrat y Almogávares, la Legión Cóndor, la Legionaria italiana, las divisiones 13 y 150 mandadas por los coroneles Barrón y Sáenz de Buruaga, etc.). Las tropas republicanas, mandadas por el general Pozas, suponían unos 80.000 hombres formados en el V Cuerpo de Ejército (Modesto) con las divisiones de Líster, el Campesino y Walter, el XII Cuerpo (Sánchez Plazas), la división 27 (Trueba), la 35 (Kleber) y varias brigadas de línea y reserva.

Las operaciones las dirigían desde el Ejército del Este los republicanos (Bujaraloz), y desde Alfaro el general Franco. Los días 24 y 25 de agosto se ocupa por aquéllos Codo, y se alcanza Fuendetodos, Mediana y el Ebro. Al día siguiente se entra en Quinto, produciéndose gran temor en Zaragoza. Pero el contraataque comienza inmediatamente, tras la toma de Santander por las tropas de Franco. La tenaza republicana se cierra sobre Belchite tras la ocupación de La Puebla y la estación de Azuara. El 2, al explotarles un mortero, mueren entre los defensores el alcalde Ramón Trallero y el comandante Rodríguez Córdoba; a partir del 4 comienza el asalto general, seguido por numerosos observadores, entre ellos la Pasionaria. El 7, tras luchar casa por casa en gestos de gran heroicidad en ambos bandos, se confirma la toma de Belchite por los republicanos, un trofeo moral, que se acrecentará en el invierno con la toma de Teruel Buscar voz....

Pero Zaragoza queda cada vez más inalcanzable, pues han tenido tiempo de preparar la defensa y de llegar tropas del Norte. Una nueva ofensiva el 4 de octubre, por insistencia de Prieto, será dirigida sin éxito por el coronel Segismundo Casado, al frente del XXI Cuerpo de Ejército. A partir de ese momento, Belchite supondrá una herida para Franco, que concede a la villa los títulos de Leal, Noble y Heroica y, tras recuperarla, adoptará esa población, cuyas ruinas siguen en pie todavía, evocando aquella contienda, y construyendo un pueblo totalmente nuevo a medio kilómetro, que inauguraría personalmente en 1954.

El balance de la batalla se ha establecido en unos 6.000 muertos entre los defensores (entre ellos los jefes de la plaza, teniente coronel San Martín y comandante Santa Pau), 3.000 prisioneros y 636 soldados que se pasaron de bando. Se ha juzgado su escasa eficacia achacándola a lo tardío de la operación (según el comunista Antonio Cordón, jefe del Estado Mayor del Ejército de Aragón), enredándose en puntos secundarios sin avanzar lo suficiente esa «punta de lanza» hacia Zaragoza; por lo demás, está claro que los republicanos tenían poca experiencia en este tipo de guerra de movimientos.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010