Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Parques culturales

Contenido disponible: Texto GEA 2003  |  Última actualización realizada el 10/06/2011

Parques Culturales de Aragón es la primera experiencia de ordenación global de un territorio articulada en la protección y en la promoción del patrimonio cultural aragonés en los términos de cohesión económica y social y desarrollo rural sostenible Buscar voz.... El desarrollo y puesta en marcha de los parques culturales de Aragón es una política de conservación y fomento del patrimonio aragonés, pero enfocada desde una perspectiva integral triple.

Los Parques Culturales son el mejor ejemplo de actuación integral sobre los diversos patrimonios que forman parte del Patrimonio cultural: histórico, artístico, arquitectónico, urbanístico, arqueológico, paleontológico, museístico, paisajístico, artesanal, etc. Segundo, en los parques culturales se integran las actuaciones de protección conjunta del patrimonio natural y cultural. Por primera vez se posibilita la gestión conjunta de los valores del medio natural y del patrimonio cultural, en especial atendiendo a los paisajes culturales en tanto que son aquellos espacios antropizados del medio rural que necesitan de una ordenación coordinada. Tercero, en los Parques Culturales se ponen en marcha actuaciones integradas de protección del patrimonio cultural, acción cultural, turismo rural, promoción de actividades económicas, ordenación racional de usos del suelo, etc., en definitiva los Parques Culturales son programas de acción y gestión territorial de puesta en valor de los recursos endógenos con el fin de promocionar económica y demográficamente zonas desfavorecidas del medio rural aragonés.

La Ley de Parques Culturales establece un régimen de protección similar a los Bienes de Interés Cultural para aquellos edificios, espacios, paisajes y elementos de especial protección, además de un planificación física basada en la protección y gestión del espacio cultural, y crea un Órgano Gestor del Parque en el que el compromiso político del Gobierno de Aragón y de las colectividades locales implicadas, la viabilidad económica de los proyectos y la vinculación social de la población sean los condicionantes del eficaz desarrollo rural sostenible, al crear los mecanismos de imbricación de las políticas de protección y promoción.

Los Parques Culturales actuales son los de Albarracín Buscar voz..., Río Vero Buscar voz..., Río Martín Buscar voz..., Maestrazgo Buscar voz... y San Juan de la Peña Buscar voz....

• Arqueol.: A partir de 1987 reuniones convocadas por la DGA plantearon la necesidad de proceder a la protección sistemática de los yacimientos con arte rupestre Buscar voz... prehistórico, esencialmente el «levantino», al aire libre, sometido a las graves agresiones de los agentes naturales y los derivados de su propia antigüedad, de complicado remedio, y de la acción antrópica más grave y, en teoría, más fácil de llevar a cabo. Poco tiempo después de su descubrimiento, en 1903, determinadas figuras, como las del barranco de Calapatá Buscar voz... en Cretas Buscar voz..., habían sido arrancadas y trasladadas al museo de Barcelona, pero después los daños han alcanzado, en mayor o menor medida, a casi todos los abrigos con pérdida de las pinturas como en una parte de la Cañada de Marco, en Alcaine Buscar voz... o en Els Secáns Buscar voz... de Mazaleón Buscar voz..., o bien por el disparo de perdigonadas (Cocinilla del Obispo Buscar voz... de Albarracín), pedradas (el Pudial de Ladruñán Buscar voz...) o frotamientos con todo tipo de líquidos o sólidos para marcar las figuras poco visibles, por lo general, a causa del velo de carbonato de calcio que se ha formado a lo largo de los tiempos. Este problema era común a todo el arco mediterráneo y al arte prehistórico al aire libre, que es el que afecta a Aragón y se lo ha planteado tanto el Consejo de Europa como la UNESCO.

El aislamiento de los abrigos pintados, en plena serranía, sin apenas comunicaciones hacía imposible la adecuada vigilancia, obligaba a cerrar los espacios con antiestéticas verjas (medio al que se recurrió como mal menor) pero no podía impedir que los vándalos o irresponsables saltasen las cerraduras o que se perpetrasen las agresiones a distancia, por lo que se llegó a la conclusión de que era preciso estudiar medios de protección que pasaban necesariamente por la educación de los visitantes y el convencimiento de las gentes del país de que el arte rupestre era parte importante de su propio patrimonio que debían defender frente a cualquier peligro. Se propusieron entonces una serie de medios teóricos conducentes a estos fines y llegamos a la conclusión de que se debía crear una nueva figura de protección teórica, incluso legal, que integrase a los pueblos y sus habitantes en los proyectos que no alcanzarían efectividad solamente desde el «oficialismo» impuesto por las autoridades y las medidas legales, casi siempre más atentas a la represión, la amenaza o el castigo que a la prevención. Así nació la idea de los Parques culturales con arte rupestre planteada en reuniones en Albarracín y Barbastro, a partir de 1987, que venía a completar la de parques naturales que se preocupaban de la defensa del paisaje y de las especies vegetales y animales amenazadas o en riesgo de extinción y en la conservación de ambientes, pero muy poco del hombre, considerado como el potencial enemigo de la naturaleza, restringiendo sus actividades y limitando los modos de vida económicos normales. La figura del «parque natural» contaba con ejemplos excelentes especialmente en los Estados Unidos y en Australia y la de protección de espacios con «arte rupestre» se había ensayado en Kalcadu (Territorio Norte de Australia) y en zonas concretas de la Valcamonica, en el norte de Italia; pero en estos casos las pequeñas extensiones de Naquane o Foppe di Nadro se limitaban a acotar espacios como una especie de «museos al aire libre», excelentes propuestas pedagógicas y efectiva protección, pero sin acometer otros problemas patentes en las tierras aragonesas, despoblamiento, regresión económica, envejecimiento demográfico, pérdida de las actividades económicas tradicionales, deficiente conocimiento e información y, sobre todo, necesidad de mantener un equilibrio entre todos los valores naturales y los añadidos por el hombre, para muchos definición de la «cultura» frente al concepto de «civilización». Los planteamientos básicos se hicieron presentes al gobierno argelino en relación con los yacimientos del tassili n’Ajjer sujetos a los mismos problemas que los aragoneses, pero en peor situación en cuanto a su abandono, donde la idea de «Parque Nacional» no resolvía las cuestiones.

Parecía entonces que la «oferta» de tales parques culturales se presentaba como óptima en la sierra de Albarracín, más difícil de llevar a cabo en la zona del río Vero y complicada en la zona del río Martín entre Albalate del Arzobispo Buscar voz... y Montalbán Buscar voz..., con dificultades nacidas de los recelos de los habitantes de las respectivas zonas en orden, unas veces, a las rencillas entre vecinos habitualmente poco dispuestos a ponerse de acuerdo, y otros del temor frente a las restricciones que cualquier declaración infligiría a sus modos habituales de vida.

Desde un punto de vista cronológico el primer parque que se puso en funcionamiento limitadamente, fue el del río Vero, con eficaz intervención del director del Museo de Huesca, Vicente Baldellou, centrándose en dicho centro las actividades administrativas y científicas y paliando los recelos entre los pueblos, aunque no se pudiese poner en funcionamiento el número de «centros» informativos y educadores que las propias características del parque exigían. Visitas guiadas, protección de los abrigos, potenciación de los núcleos de Fuente del Trucho Buscar voz..., cueva paleolítica y abrigos levantino y esquemáticos del barranco de Villacantal Buscar voz... se extendieron a una amplísima zona, desde Chimiachas Buscar voz... a los alrededores de Alquézar Buscar voz... y Lecina Buscar voz..., con publicaciones adecuadas y de buen nivel científico de la D.G.A., redactadas por Baldellou y su equipo y la posibilidad única en todo Aragón de conocer el arte prehistórico desde el debido a los cazadores primitivos paleolíticos, hasta los geometrismos y esquematizaciones de la Edad del Bronce pasando por el conjunto naturalista levantino, precedido por raros ejemplos «lineal-geométricos», en Labarta Buscar voz..., y seminaturalismos que cubrían desde el congosto de Olvena Buscar voz... hasta Regasenz Buscar voz... o Mallata Buscar voz.... Se añadía el interés de los cañones del río Vero muy conocidos por los deportistas y las bellezas arquitectónicas de Alquézar. La acción del Parque ha convencido a los respectivos pueblos de la trascendencia que pueden tener los abrigos pintados en el futuro de la zona, como oferta turística y atractivo de visitantes con interés científico.

Siguió en el tiempo el parque de la sierra de Albarracín, con cierta unidad de paisaje y formaciones geológicas de las areniscas rosadas de «el rodeno» y una extensión considerable de unos 40 km., desde los abrigos del Navazo Buscar voz... y del barranco del arrastradero y la Losilla Buscar voz... hasta los núcleos de El Pajarejo y Bezas Buscar voz..., para terminar en la zona de Tormón Buscar voz... y en el barranco de la Olivanas, con añadidura de los únicos grabados indudables del barranco del Cabrerizo, de otros de diversas épocas en la zona de Libros e incluso el enlace con el núcleo conquense de Villar del Humo. Las gestiones llegaron a buen término por obra de Octavio Collado Villaba y el propósito fue seguido de nuevo, por guías y publicaciones adecuadas de la DGA.

El parque cultural que presentaba mayores dificultades, en principio, el del río Martín, es el que ha encontrado las fórmulas adecuadas para remediar las carencias de los «parques naturales» e incorporar a la empresa común a municipios de tipo medio (Montalbán, Ariño Buscar voz... y Albalate) alrededor de dos millares de habitantes y a núcleos de cincuenta (Alcaine Buscar voz...), con otros intermedios de unos 500 pobladores (Alacón Buscar voz..., Oliete Buscar voz..., Torre las Arcas Buscar voz..., Obón Buscar voz...) habiendo servido la fórmula conseguida expuesta en reuniones internacionales como modelo que, indudablemente, puede perfeccionarse. El proyecto de ley de «parques culturales» que atiende a los que tienen como base esencial otras manifestaciones (Molinos Buscar voz..., Galve Buscar voz..., el Maestrazgo, etc.) tiene en cuenta la singularidad del que funciona en el río Martín, que ha motivado el interés de la UNESCO, la aplicación de sus principios en otras autonomías españolas y en diversos países y recientemente en Minas Geräes (Brasil).

La culminación de la fase que ha quedado configurada será el establecimiento de exposiciones permanentes de cada uno de los aspectos contemplados por el parque, habiéndose programado para el verano de 1997 la de calcos a tamaño natural y fotografías de todos los abrigos con pinturas en un edificio, antiguo colegio para hijos de mineros, en Ariño, cedido por la sociedad minera propietaria, con añadidura de salas de conferencias y residencia; en la «Casa del Cura» de Alcaine, adquirida por el ayuntamiento, se repetirán los calcos de las estaciones de su término y la paleontología de la totalidad del parque, aparte de los servicios de información y las referencias a los demás pueblos; en un local de cada municipio, se exponen la geología, la zoología, la botánica (Torre las Arcas), las artes y tradiciones populares (Albalate, en el castillo), la arqueología ibérica (Oliete, en relación con los poblados de El Palomar y San Pedro de los Griegos); contándose con la colaboración de especialistas de cada rama científica y con reuniones monográficas y estudios que vienen a sumarse a la activa participación de los pueblos en una tarea común que ha dejado de lado diferencias políticas, las eternas rencillas entre vecinos y las enormes dificultades económicas, paliadas por programas generales europeos y de ayuda a Teruel y por los apoyos de la DGA y de instituciones que, sin duda, permitirán mejorar la acción de los tres parques culturales con arte rupestre que actualmente funcionan en Aragón y que sirven como modelo para organizaciones análogas de países de mayor potencia económica y de mejores propósitos intelectuales.

ENLACES RELACIONADOS

 

Imágenes de la voz

Abrigo de los Estrechos, ...Abrigo de los Estrechos, en el Par...

Alquézar, en el Parque Cu...Alquézar, en el Parque Cultural de...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010