Gran Enciclopedia Aragonesa

Avanzada
Estás en: Página de voz

Cadalso y Vázquez, José de

Contenido disponible: Texto GEA 2003

(Cádiz, 8-X-1741 – Gibraltar, 27-II-82). En octubre 1768, el militar y escritor ilustrado es desterrado de Madrid como supuesto autor del libelo satírico Calendario manual y guía de forasteros en Chipre para el carnaval de 1768 y otros. Según él mismo cuenta en su Autobiografía, llegó a Zaragoza siguiendo a su regimiento que se encontraba en tierras de Aragón, y allí se encontró «enfermo, pobre, empeñado, desterrado y desconocido de toda aquella nobleza, menos del Marqués de Hermosilla», pero «en breve tiempo debí muchos favores a todas aquellas gentes, singularmente a los Marqueses de Lierta, Villaverde y Ariño, Condes de Torreseca y Sobradiel y otros, cuyo amable trato no dejó de suavizar lo áspero de mi situación». En abril de 1769 «fuíme al cuartel de mi escuadrón, que era un conjunto de casas y chozas, a pocas leguas de Zaragoza, con el nombre de Ciudad de Borja [...] Allí empecé a dedicarme a la poesía y compuse la mayor parte de las que publiqué bajo el título de Ocios de mi juventud». Y también, parece ser, según la opinión de los críticos más solventes, una buena parte de las Cartas marruecas. Coincidió con una estancia en Aragón de su amigo y valedor el Conde de Aranda, quién al recibirlo, siguiendo el mismo texto, «me preguntó por qué no había ido en derechura a verle; me hizo mil expresiones; y sin pedírselo, me prometió que en volviendo a Madrid me sacaría licencia; me hizo mil distinciones delante de todo Zaragoza; me recomendó particularmente al Capitán General, y este, desde aquel instante, me trató con suma benignidad, mandándome expresamente que comiese en su casa los días que no comía en la del Conde Presidente». Desgraciadamente, entre 1768 y 1762, se produce el hueco más importante en la correspondencia que se conserva de Cadalso y se suponen destruidas las muy numerosas cartas que debió cruzar con Joaquín de Oquendo y José López de la Huerta, «imprescindibles, según Nigel Glendinning, para el conocimiento de la época del destierro de Cadalso en Aragón. El carácter de las misivas se intuye de las mismas palabras de Cadalso: «me escribía Oquendo exactamente todos los correos, exigiendo otras tantas respuestas mías, que le escribí con la mayor sinceridad, aunque algunas veces sobre materias tan delicadas, que no eran para el peligroso conducto de un correo ordinario». Se conservan tres en verso; dos al citado López de la Huerta («Ortelio») y una a «Augusta». Se sabe de cierto que su regimiento (el de Borbón de caballería) estaba también acuartelado en Belchite, Escatrón, Alcañiz y Caspe, lugares que, a pesar de sus buenas relaciones con las autoridades y nobleza zaragozanas, en alguna ocasión debió visitar el entonces capitán. No deja de ser particularmente curioso que el romanticismo español pueda iniciarse con los versos prerrománticos de Cadalso escritos en Borja, medie la estancia del literariamente influyente Augusto Ferrán en Vera de Moncayo, y pueda cerrarse con las prosas postrománticas de Bécquer en el Monasterio de Veruela, a muy pocos kilómetros.

De la Autobiografía, hay ediciones en: Londres, 1979 (que incluye el Epistolario); Sevilla, 1985; y Madrid, 1988. De Ocios de mi juventud existe una edición facsimilar, de la de 1781, en microficha (Oviedo, 1989); y la Obra poética completa puede consultarse en la reciente edición a cargo de Rogelio Reyes (Cádiz, 1996).

 

Imágenes de la voz

JOSÉ DE CADALSO Y VÁZQUEZ...JOSÉ DE CADALSO Y VÁZQUEZ

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

RSS Twitter

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, Zaragoza · 976700010